Después de aquellos incidentes ocurridos en el tercer pasillo de Hogwarts, el colegio continúo su horario normal. Algunos profesores y alumnos seguían en la enfermería, pero al cabo de una semana, ya la enfermería estaba vacía. Con ayuda de varios profesores, y ciertos prefectos, lograron montar el muro que los mortifagos botaron, y lo dejaron como nuevo. Todo volvía a la normalidad, y ya casi nadie hablaba de dicho incidente.

Por su parte, Lorcan, y sus amigos nunca olvidarían lo ocurrido, pues para ellos fue un plan perfecto, por parte de ambos bandos, y además que ellos terminaron siendo los héroes de aquella noche. Quizás no hablaban con otros de dicho tema, pero entre ellos si comentaban lo sucedido.

–¿Y viste a tu padre… bien?-le preguntaba Ara a Lorcan, cuando les contó la función de la Piedra de Resurrección. Estaban en el Gran Comedor, a unos pocos días de terminar el curso.
–Bien, no… quiero decir que era un fantasma… no lo pude abrazar… no era el mismo…
–Que triste, ¿no?…-decía Jacob.- ¿Te vas a comer esto?-preguntaba, señalando un muslo de hipogrifo.
–No, Jacob, comete todo, yo no tengo apetito.-le decía Lorcan, que ya estaba cansado de el.
–Mira lo que dice el profeta… Creo que hasta ahora logran encontrar información correcta…-decía Ara, que le pasaba el periódico a Lorcan.

Ataque Masivo en Hogwarts
La verdad del Heredero de Ravenclaw

Hace ya varios meses, el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería sufrió un pequeño ataque por parte de los mortifagos del viejo señor Oscuro, Lord Voldemort. Dicho ataque fue una pista de que una próxima guerra se acerca. Lo que no nos explicamos ahora es ¿Por qué los mortifagos siguen atacando, si el señor Oscuro ya no esta? ¿Cuál es su cometido? Mi nombre es Marteline “Marty” Skeeter, y esta es la noticia mas reciente en el mundo mágico “Ataque Masivo en Hogwarts” Pase a la pagina 5…

A Lorcan no le interesaba nada de lo que dijera el Profeta. Además, el ya sabia de lo que hablaba, pues el lo vivió en carne propia. Le intento devolver el periódico a Ara, pero ella se lo rechazo, y lo mando a la pagina 5, en un titular que decía “¿Búsqueda de fama? “. Lorcan miro detenidamente el titular, y empezó a leer.

Ya había pasado. Antes, el famoso Harry Potter fue culpado de mentiroso, y se sospechaba que todo era para que el niño mago buscara un poco de “fama” en el mundo Mágico. ¿Será esta vez el mismo cometido para el joven Lorcan Lovegood? ¿Estará buscando este niño un poco de fama, para así ser reconocido por todo el mundo?

–Puras estupideces…-dijo Lorcan, y tiro el periódico en la mesa, y se retiro del Gran Salón.

Lorcan salio caminando rápidamente, dirigiéndose hacia algún lugar. No podía creer que pensaran que era por pura fama. El hubiera deseado ser un niño normal, de una familia normal, y no haber sido el Heredero de Ravenclaw. Ese debía de ser el sentimiento que Harry Potter sentía en aquella época donde el era el héroe… Ahora le tocaba a Lorcan sobrevivir en un mundo mediático…

–¿Qué hago aquí?

Sin darse cuenta, Lorcan alzo la mirada, y se encontró frente a la puerta del tercer pasillo, donde se encontraba la ancestral Habitación de Rowena. “Solo el verdadero Heredero de Ravenclaw seria atraído hacia ella” recordó Lorcan las palabras de su amigo Merwyn. Dio media vuelta, directo a la Sala Común, a alistar su baúl, ya que pronto saldrían de las clases.
–Atención…-decía el director. Era el día del Festín de fin de año y todos los alumnos estaban amontonados en el Gran Salón. El clima era fresco, y estaba despejado, dando a luz a una gran luna en el centro del salón.-*Sonorus* Atención, por el amor a Merlín…-sonaba un estruendo por todo el lugar.-Este año, a pesar de que no fue nada fuera de lo común, tuvimos ciertos problemas, a nivel de protección, pero a pesar de todo lo ocurrido, nadie salio ileso, y nada fue grave.

“Para los alumnos que inocentemente no participaron en este altercado… los mortifagos irrumpieron al castillo, y fue principalmente error de nuestra parte… nuestra confianza hacia el exterior, hicieron que tomáramos la decisión de romper todos los encantamientos que protegían el castillo, dejándolo propenso a este tipo de ataques. Debemos una disculpa a todos los heridos -levemente- en dicho ataque, pero gracias a ustedes, nos salvamos, y logramos parar a tiempo ese atentado.

“Gloriosamente, Slytherin gana la Copa de la Casa, gracias a la ayuda de su buscador, Albus Severus Potter-el profesor se quedo cayado, debido a los aplausos provenientes de la mesa de dicha casa-y ahora, la Copa de la Casa…

Todos volvieron a ver a aquellos relojes de arena. El reloj de la casa Gryffindor estaba mas abajo, y el de Ravenclaw estaba un poco más arriba, pero no tanto como el de Hufflepuff, pero definitivamente el que llevaba la delantera era Slytherin.

–Esos relojes no están tan actualizados… Por desgracia, desde aquel incidente en el tercer piso, y debido a las múltiples reuniones con el Ministro, no hemos tenido tiempo de compensar a los grandiosos héroes de esta institución. Primero, debemos de agradecer la valentía de Ara, Liuva, Jacob y Lorcan Lovegood, que terminaron siendo nuestros héroes, y se merecen mucho más que un aplauso. 400 puntos más para Ravenclaw.

Todo el colegio empezó a aplaudir, y de la mesa de Ravenclaw salían alaridos y gritos. El reloj de arena empezó a contabilizar los puntos, y la barra de Ravenclaw subió, hasta postrarse junto a la de Slytherin. Estaban de la misma estatura, y esto empezó a provocar murmullos en el Gran Salón.

–Creo que es un empate… nada se le puede hacer, así que…

Inmediatamente, la profesora Toothill se puso de pie, y le dijo algo al director Victor, inmediatamente, Victor consulto con la jefa de Slytherin, y tras unos segundos, la profesora sonrió, y asintió.

–Creo que ha ocurrido un pequeño percance… al parecer, hace pocos años empezó la tradición de premiar a los mejores resultados por todo el transcurso del año… Es muy importante premiar a dichos alumnos, que con todo el esfuerzo y la dedicación, han logrado obtener las notas mas altas entre todo el alumnado. En el segundo lugar, tenemos al alumno Nate McLaggen…-de la mesa de Slytherin sonaron muchos aplausos, y de ella se levanto un alumno de 5º año, que se dirigió a recibir su pequeño titulo.-100 puntos mas para Slytherin…

“Pero el primer lugar, que tuvo una nota casi perfecta, se lo lleva la casa de la prestigiosa Rowena Ravenclaw, conocida por su sabiduría y su intelectualismo… Liuva Edgecombe-grito el director, y la mesa de Ravenclaw se lleno de gritos. Todos gritaban, y se levantaban de la mesa-150 puntos mas para Ravenclaw… La Casa de Ravenclaw se lleva la copa de la casa.-todos seguían gritando, incluso Liuva, que estaba ronca de gritar.
–¿Estaremos en contacto?-pregunto Liuva, cuando ya el Expreso Hogwarts estaba llegando a la estación, al Anden 9 ¾.
–Claro, yo no haré nada en este verano… Quizás podamos ir a algún lado…-decía Jacob.
–Podemos ir a mi casa…-Ara hablaba, mientras buscaba a su micropuff.-Yo les mandare una lechuza…
–De acuerdo…-decía Lorcan, que estaba viendo por la ventana la parada del Expreso Hogwarts.-con tal de estar más lejos de Lysander, yo me apunto.

Los chicos empezaron a bajar del tren, dirigiéndose a sus hogares. Lorcan les sonrió a ellos, y se encamino en busca de su rubia madre. En un instante observo a Lysander, pero opto por no seguirlo. Este traspaso el muro que llevaba a King Cross, pero, Lorcan no tenia intenciones de seguirlo. Se quedo esperando allí hasta que su madre se apareciera.

–Lor, Lorcan, por acá…-oía Lorcan. Se volvió, y su madre estaba sonriéndole, y lo saludaba con la mano. Lorcan la vio, y sonrió, y le fue a dar un gran abrazo.
–Mama, vieras que vi a papa… era un fantasma, pero lo vi, intente abrazarlo y…-decía Lorcan, ya que tenia la necesidad de contarle eso a su mama, pero ella lo detuvo.
–No hablemos de esto, Lorcan… esperemos a llegar a casa… no toques el tema mas, ¿de acuerdo?

Lorcan siguió cayado, pero no entendía el porque tenia que mantener silencio. Iba detrás de su madre, y traspasaron el muro juntos. La estación de King Cross estaba repleto de gente, principalmente muggles. Al fondo había un carro desconocido, y Lysander estaba ahí, viendo para otro lado, y un hombre alto estaba junto a el. Era un señor de mayor edad que Luna, tenía un mostacho arriba de su labio superior, de color naranja. Tenía un sombrero del mismo color que su pelo: naranja. Y andaba con un traje formal color naranja. Sonreía para la dirección donde estaba Luna.

Al llegar junto a el, Luna se le acerco, y le dio un beso en sus labios. Lorcan se quedo mirando fijamente a la “feliz” pareja. Luna volvió a ver a su hijo, que ya tenía unas pocas lágrimas en su mejilla.

–Acostúmbrate a la idea…-le dijo Lysander, y entro al auto, y cerro la puerta. Lorcan, sin dirigirle la palabra a aquel tipo, se dirigió a la otra puerta del auto, y abrió, entro y cerro de un portazo aquella puerta. Nadie hablo más.

Anuncios