En la mañana del jueves, Lorcan se despertó como los otros días: con ojeras gigantes, con su pelo, más alborotado que nunca, y una cara que hasta daba miedo. A pesar de todo, Lorcan logro despertar primero que sus compañeros de habitación – Fred seguía roncando como si fueran las 3 de la madrugada – y se fue a bañar, y a alistarse para aquel día, que seria muy duro.

Bajo, como era de costumbre, a la Sala Común, a esperar a su amigo Jacob, y a sus otros amigos nuevos. Al cabo de unos minutos, la sala empezó a llenarse de gente, entre ellas, Ara y Liuva, que llegaban con una sonrisa. Ara iba peinada muy extrañamente, con una cola en el medio de su cabeza, y otra colita al lado. Aunque se viera rara, a Lorcan le gustaba como le lucia. Liuva bajo con el pelo plateado, y los ojos azules, para que le lucieran mas.

–¿Hoy tenemos Defensa Contra las Artes Oscuras, cierto?-preguntaba Liuva, con cara confundida.
–Lastimosamente… si… pero no te preocupes…-le decía Ara, que veía a Liuva retorcer su cara, y hacer que su pelo cambiara a un verde musgo.-También tenemos Historia de la Magia, Transformaciones, y Pociones…
–Será un día divertido… quizás el profesor Binns me…-decía Ara, tranquilizándose, e interrumpida por el grito ahogado de Lorcan.
–¡LOS DEBERES!

Inmediatamente, Lorcan salio corriendo a los dormitorios, y regreso con un pergamino gigante, y sus libros de Historia de Hogwarts. Se sentó, y se quedo viendo fijo a Ara. Ara, después de un minuto, se dio cuenta de lo que quería Lorcan, y se dirigió a su dormitorio, y al regresar, traía consigo otro pergamino, y se lo dio a Lorcan, y este, con una sonrisa, lo agarro, y empezó a copiarlo.

Después de que Lorcan terminara el deber, Jacob bajo de los dormitorios junto a Rodmiro, Fred, Roddy y Arthur. Lorcan y las chicas bajaron con ellos al Gran Comedor. En el camino se toparon a Rose, su primo James, y su amiga bonita, y al parecer, iba con una nueva amiga, que Lorcan recordó como Demelza Doge. Bajaron junto con ellos, y se hizo una conversación muy interesante. Era la primera vez que Lorcan hablaba de cerca con James.

–¿…lo castigaran, Lor?-le pregunto James a Lorcan-Digo, el profesor Hagrid estaba furioso, ya que los centauros se enfadaron con los humanos.
–Pues… eso no lo se, ya que no le hablo al tal Lepus, pero…
–¿Y tu los viste entrar al bosque?-pregunto la voz mas gloriosa que Lorcan jamás había oído. Se volvió, y la amiga hermosa de Rose lo estaba viendo, y Lorcan sentía que le hacia ojitos.
–Estem… yo… emmm…
–Si, los vimos… pero solo eso…-respondió Ara, ya que Lorcan se quedo pegado.
–Ahora que lo recuerdo… Tu y Lorcan no estaban en las…-decía Roddy, pero Lorcan lo interrumpió rápidamente.
–¿Y como van esas travesuras, James?
–Pues ya estoy castigado, así que mejor no hago travesuras durante el castigo, porque odio los castigos prolongados…
–Pero no entiendo que tiene de malo convertir a tu profesora en sapo…-todos rieron ante el comentario de Demelza, que hasta ese momento había hablado.

Al llegar al Gran Comedor, todos se dirigieron a sus mesas de casas, y se sentaron. Lorcan se sentó junto a Jacob y Liuva. Juntos comieron, y vacilaron normalmente. Fue hasta el momento en la llegada de las lechuzas, que todos callaron y leyeron las noticias. Liuva había pedido recibir desde el día de ayer, el periódico mágico, El Profeta, diariamente. Cuando llego el Profeta para Liuva, esta leyó el titular principal, y, conociendo esa expresión de su cara, era una noticia interesante. Leyó rápidamente, y lo paso a Lorcan. En El Profeta rezaba:

El Juicio Trelawney-Firenze empieza
Muchas expectativas para la noticia más reciente del mundo mágico

 

Lorcan quedo muy sorprendido por el titulo de aquella noticia. Pasó la página, y empezó a leer rápidamente lo que decía el artículo.

    El Juicio que todos los magos han estado esperando durante meses o quizás años, empieza el día de hoy. quizás es el mas esperado, ya que hasta el día de hoy, la prensa tenia el permiso de anunciar el problema que ataca a estos dos profesores de la prestigiosa escuela de Inglaterra, Howgarts, o quizás sea por saber el paradero de ambos profesores de Adivinación. Hace ya algunos meses, la noticia del asesinato de dos centauros bebes había sacudido todo el mundo mágico, y había dejado en duda a toda autoridad mágica. A partir de ese día, 27 de julio del pasado año, 2016, los profesores habían sido llamados a una reunión con el Wizengamot, y desde ese día, el paradero de los profesores no había sido anunciado.

    Casi un año después de dicha información, se lleva a cabo el Juicio, y salen a la luz nueva información y todo lo relacionado con el caso. Mi nombre es Marteline “Marty” Skeeter, y esta es la noticia mas sacudida del mundo mágico “El Juicio TRELAWNEY-FIRENZE” Pase a la pagina 5…

Lorcan volvió a ver a sus amigos, y al montón de gente que tenia sobre sus hombros, leyendo todos el mismo reportaje. Volvió a ver a todos lados, y la mayoría de las personas estaban leyendo dicha noticia, o comentándola. Incluso, los profesores y el director Victor, estaban informándose. Lorcan paso la pagina, y siguió leyendo.

    Días después de que la noticia de que dos centauros bebes haya sido matados, toda la población empezó a especular. Un mes después, se especulo más, ya que la llamada a los profesores a la reunión, y su repentina desaparición, nos dio a conocer que tenían algo que ver. Pero hoy, lejos de especulaciones, tenemos la noticia verdadera.

    –“Juro que no tuve nada que ver con esto, y menos con los asesinatos de los dos magos…”-afirma la profesora Sybill Trelawney, antes del Juicio. Al parecer, hay más asesinatos envueltos en este asunto. Se veía destrozada, y muy vendada.
    –“Quiero solo decir que nada de esto es cierto… pero no quieren parar… ambos… somos inocentes”.-afirma Firenze a la prensa.

    La información trata acerca de dos centauros bebes. Días antes, en el Colegio Hogwarts se habían oído discusiones, entre profesores de Adivinación, y el director. Ambos profesores parecían perturbados, pero no es hasta hoy, que nos damos cuenta de la razón: el poder de la asignatura.

    –Se daban muchas discusiones, y nosotros no sabíamos a que se debían… Años atrás, ambos peleaban un puesto permanente en las clases de Adivinación…-afirma el profesor Neville Longbottom.

    Ambos querían tener la asignatura para impartirla por todo el Colegio, pero era imposible. Quizás Trelawney pensó que hacer ese alboroto, después del nacimiento de los dos hijos de Firenze, iban a hacer que Firenze renunciara, pero fue totalmente lo contrario. Así que Trelawney acudió al asesinato de ambos bebes, en el Hospital San Mungo, y el asesinato de dos doctoras, a 100 metros de dicho Hospital, el mismo día. Es obvio pensar, que ambas doctoras hayan sido testigos, y las asesinaron. Trelawney puede que sea muy inteligente, pero al parecer, esto no le ayudo en nada. Firenze, después de dar por un hecho que fue la profesora Sybill, intento asesinarla sin nada de magia, enviándola al Bosque Prohibido. Destrozaron a la profesora, todas las criaturas del Bosque, principalmente, centauros. Y fue fácil, ya que la profesora, al ser rescatada por el director Diggle, estaba pasada de licor, y de una sustancia extraña… Pues así fue como llegaron a la conclusión de los hechos, y encerraron a Trelawney y Firenze durante este año en una celda hasta este día, pero no han querido aceptar su culpabilidad…

Lorcan se detuvo, y se retiro del lugar, donde otros se quedaron leyendo dicha noticia impactante. Sus amigos ya habían terminado de leerla, y estaban comentándola con Albus Potter, y su prima Rose. Lorcan se les unió, pero la voz del director, les indico que debían de hacer silencio, y poner atención. Sus amigos se sentaron en los primeros espacios vacíos que vieron, y pusieron atención.

–Ni siquiera nosotros sabíamos sobre el paradero de dichos profesores… esto es impresionante… Pero vamos a pedir discreción, y vamos a suplicarles que en 10 minutos estén en sus aulas, pues ya indicamos que si llegan tarde, les impartirán un castigo… Pronto tendrán un suplente en Adivinación… por ahora… a sus aulas…

El director fue muy breve, y se marcho a los comedores. Mientras, todos los alumnos se retiraban en masa Lorcan había observado que su profesor de Aritmancia no se encontraba en la mesa de profesores. Quizás estaba buscando el reemplazante de Adivinación, o quizás no…

Aquel día, empezaban con clases de Defensa contra las Artes Oscuras. La profesora aquel día estaba más irritada que nunca. Empezaron a desarrollar los Hechizos Defensivos.

–Te postras frente a tu enemigo, y un solo movimiento…-dijo moviendo su varita, y pronunciando las palabras *Expelliarmus*. El hechizo salio y le pego en el pecho de su “enemigo” de plástico mágico, y al chocar con el muñeco, el hechizo se devolvió con mas fuerza.-*Impedimenta*-grito la profesora, y el hechizo se desvaneció-Inténtenlo… y cuidado me provocan, porque hoy no es un día de bromitas… oyó, ¿señor Lovegood?
–Si… señora Slinkhard…
Después de practicar aquel hechizo, tenían un pequeño descanso. Lorcan, Ara, Jacob y Liuva lo aprovecharon para ir a los alrededores del castillo, a ver que hacían. En el camino, se toparon a la prima de Rose, Victoire. La chica, que estaba en 7º año, decidió compartir con Lorcan ese pequeño receso, ya que ella en esos momentos tenía clases de Adivinación.

–…y nos dejan quedarnos por acá, o en otro lado…-decía Victoire a Lorcan y los demás.- ¿Y ustedes están en receso, cierto?
–Si, y ahorita vamos a clases con Binns…-decía Jacob, que no le quitaba los ojos a Victoire, ya que era muy hermosa.

De repente, del cielo cayo un papel a muy gran velocidad. Se postro al frente de Lorcan, y se empezó a quemar solo. Victoire lo vio, y quedo sorprendida, y Liuva se quedo mirando al cielo.

–¿Desde cuando un papel quemado cae del cielo…?-preguntaba Ara, consternada.
–No vino del cielo… vino de una de esas torres…-dijo señalando la torre más próxima a ellos.
–¿Dirá algo?-preguntaba Victoire, que se ponía a rejuntar el papel quemado. Lo observo, y con un toque de su varita, pronunciando las palabras *Revelio*, el papel se abrió, y dejo caer una notita.-Creo que es tuya…-dijo Victoire, estirando la mano, y dándosela a Lorcan Lovegood.
–¿Mía?-pregunto Lorcan con la notita en la mano.
–Cayo en tus pies… es tuya…-dijo Victoire.-Bueno, creo que me voy, ya que ya va a empezar mi clase de Encantamientos. ¡Nos Vemos!
Lorcan no dejo de pensar en esa notita. No tenia nada escrito, a simple vista, pero no pudo mirarla mucho, ya que ya tenían clase de Historia de la Magia. Fueron rápidamente a traer los deberes, y bajaron con velocidad hasta la clase del profesor Binns.

–Dígame, señorita Diggory… ¿En que quedamos la semana pasada?-le pregunto el profesor Binns a su amiga Candy.
–Estem… En la historia de los Fundadores… creo…
–Excelente… Los fundadores… ¿Quién no los recuerda? El valiente Godric, la inteligente Rowena, el astuto Salazar, y la amigable Helga. Cuatro personas decidieron fundar este colegio, para la enseñanza mágica en Inglaterra. Los cuatro lograron crear las bases del colegio, y crearon dicha institución: Hogwarts. Los cuatro se querían mucho, y hay mucha gente que esta de acuerdo con eso. Crearon el colegio y empezaron a dividir a los estudiantes según su astucia, valentía, inteligencia y demás. Hasta que, según lo que se dice, una discusión apareció en el Castillo, entre los dos Fundadores. Nadie sabe con exactitud lo que paso en esa época. Se cree que después de la discusión, Salazar se fue del colegio, y regreso tiempo después. Después de su regreso, nadie conoce la verdadera historia: hay quienes dicen que se conciliaron, otros, que llego con malas intenciones… quizás hay muchas teorías, y no hay una verdadera… quizás las paredes puedan hablar por si solas… Es probable que este sea uno de los grandes misterios que encierra Hogwarts… Muchas teorías apuntan a que los cuatro Fundadores tuvieron familias, hijos y nietos, y quizás, merodeando por el mundo, están sus herederos… Son puras tonterías, creo yo, pues no existe tal cosa de los herederos, y de…
–Si existen los herederos…-dijo Ara, en tono serio.
–¿Disculpe, señorita Black?
–Que si han existido herederos. Solo el verdadero heredero de Salazar Slytherin pudo abrir la Cámara de los Secretos… Y fue abierta…
–Tal hecho, señorita, es una total…
–Desde ese día se investiga acerca de los Herederos de los Fundadores, y no se ha dado con nada… Hasta estos últimos años…
–¿Cómo sabes todo esto?-le pregunto Lorcan en voz baja, y su mirada se volvió a postrar a la diadema carbonizada que estaba en uno de los estantes de la clase.
–Mi tía me cuenta todo esto… su hija era de la Orden del Fénix…-dijo Ara en voz baja, y siguió hablando.-Ahora se cree que el Heredero de Ravenclaw esta en sus andanzas… y solo el verdadero heredero podrá abrir la habitación de Ravencl…
–¡BASTA!-grito el profesor Binns, y sus ojos se postraron en Ara.-No tiene el derecho de hablar de esa manera, creyendo que todo esto es verdad… son solo supersticiones y teorías… no es verdad…y les voy a pedir…
–¿Profesor, que es esa diadema?-pregunto Lorcan, tratando de remediar el asunto, pero lo empeoro.
–No es de su incumbencia, señor Lovegood, y no voy a aceptar mas preguntas en esta clase. ¡Se van inmediatamente de aquí!
–¿Creen que estaba furioso?-preguntaba Liuva, después de apuntar los deberes, y haber salido del aula de Binns.
–Mas que furioso, estaba…-decía Jacob, pero Ara le robo la palabra.
–¿Nervioso? Si, lo estaba…
–¿Y tu como sabes todo esto, Ara?-preguntaba Jacob, consternado, al tiempo que se tropezaba con sus cordones desamarrados.
–Mi tía Andrómeda me cuenta todo, ya que su hija estuvo en la Orden del Fénix, además de que mucha gente dice lo mismo… y creo que Binns sabe algo mas acerca del Heredero de Ravenclaw… se puso tan nervioso…
–¿Y que creen que sea esa diadema?-preguntaba Lorcan.
–No creo que sea, ya que estaba desaparecida por años, pero a mi se me parecía a la diadema de Rowena Ravenclaw…-decía Liuva.
–Mi abuelo tiene una replica de esa diadema, pero sin carbonizar…-decía Lorcan, recordando la diadema de su abuelo Xeno. Los chicos rieron, y siguieron su camino, hacia la clase de Pociones.

La clase estuvo normal, o quizás más aburrida que la anterior. Siguieron en la preparación de Cura contra Forúnculos. El profesor explico una mejor forma de llevarla a cabo, e hizo una demostración con un señor que se encontraba en aquella sala. El profesor le aplicaba la cura en la cara, y su cara empezaba a arder, y a enrojecerse, pero a los minutos, se volvía a la normalidad, y ahora sin muchos granos.

Luego tuvieron el esperado almuerzo. Todo el mundo seguía charlando acerca del Juicio de sus dos profesores de Adivinación. Lorcan y sus amigos hablaban de otra cosa, más interesante que aquel juicio.

–…y dicen que quiere venganza…-decía Liuva en voz baja.
–¿Como se vengara de mi? Si yo no le eh hecho nada…-decía Lorcan, consternado y confundido.
–Según ella, se dio cuenta de que tu dijiste que era una “arrogante, modesta, horrible, y una gran…”, y dice que te hará algo…
–Pues ya veremos si lo logra…

Al terminar el almuerzo, tuvieron su lección de Transformaciones con la profesora Katie Bell, pero no hicieron nada, ya que los profesores estaban en una reunión de todo el personal, así que todo el colegio estaba en tiempo libre.

Lorcan y sus amigos estaban sentados junto al claro, con un libro de “Magia Avanzada 4º” que había traído Liuva de la biblioteca, para tratar de descifrar el mensaje de aquel mensajito. Lorcan pasaba las páginas del libro, y a veces se detenía con algún hechizo defensivo, por si PinkStone trataba de hacerle daño.

–Usaría este…-dijo señalando una pagina.-Levicorpus… se ve increíble…
–Deja de buscar hechizos, y concéntrate en buscar como leer ese mensaje oculto…
–De acuerdo…-dijo, y siguió buscando.

El día se les paso rápido, y ninguna noticia de la venganza de PinkStone, ni de algún otro asunto que le interesara a Lorcan. Lo único que se preocupaba Lorcan era acerca de la clase del profesor Binns… ¿Qué estaría escondiendo el profesor? ¿Por qué actuó nerviosamente ante aquellas preguntas? ¿Qué seria esa diadema y porque estaba carbonizada?

Anuncios