Al día siguiente, Lorcan pudo dormir un poco mejor, ya que uso los Tapa-Oídos que le prestó su amigo Jacob (comprados en Sortilegios). La luz, lo arreglo fácilmente con un hechizo enseñado por Liuva, para hacer una capa gruesa de roca solida -creía que era *Rocafeli*, pues fue Jacob el que conjuro el hechizo- y las cosas iban mejor.

El martes era un día como cualquier otro, solo que ese día, tenían una reunión con su Jefa de Casa. Aquella noche de la Selección de Casas, nombraron a la Jefa, la señorita Toothill, la chica de pelo rubio. Ese día tendrían una reunión con ella, después de Defensa contra las Artes Oscuras.

Los chicos bajaron las escaleras – después de que Jacob durara unos 20 minutos en el baño, y que Ara, Lorcan y Liuva terminaran un juego de Ajedrez Mágico- y esta vez les costó un poco menos que la vez pasada en llegar al Gran Salón. Desayunaron una deliciosa comida, como panquecillos, y galletas, y terminando esto, salieron corriendo para la clase de Defensa Contra las Artes Oscuras, ya que iban un poco tarde, teniendo en cuenta de que no sabían dónde se encontraba la clase.

Llegaron un poco temprano, con ayuda de Nick Casi-Decapitado, fantasma de la casa de Gryffindor. Entraron a un lugar sombrío, lleno de arañas, acromantulas pequeñas, y de unos insectos desconocidos. Jacob estaba divirtiéndose matando todas las arañas.

–No las mates…-le decía Ara, dándole un golpe a la mano.

–Es que es divertido… Cuidado tu nunca has matado una araña… sus ocho patas… es divertido…-decía Jacob, y al momento, le daba un manotazo a una.

–¿Y cómo dormiste anoche, Lor?-le preguntaba Liuva, con curiosidad-¿Te sirvió el hechizo *Rocelfelics*?

–Estem… si…-decía Lorcan, que se estaba muriendo de risa por dentro.

–¿Qué te pasa?-le preguntaba Ara, consternada.

–Pensé que era *Rocafeli*…-decía Lorcan, y los niños se empezaron a reír a carcajadas, mientras que Jacob mataba arañas para aguantarse la risa.

–Si no se dan cuenta… me están estorbando…-decía una voz de niña ruda detrás de ellos, y Daphne PinkStone aparecía, y los empujaba.-Y estaban hermosas tus calcetas de colores…-le decía a Lorcan, y se empezaba a reír.

–Cuidado te aturdo de nuevo, señorita PinkStone…-le decía Liuva, con voz nerviosa, sacando su varita (su mano le estaba temblando). Ara, Lorcan y Jacob se quedaron boquiabiertos de la valentía de su amiga Liuva.

–Puede guardar su varita, Edgecombe…-decía una voz aguda y estricta. De detrás de Ara, apareció la profesora Slinkhard, con su varita en alto. Liuva bajo su mano lentamente, y se puso a sudar.-Y en mi clase no se amenaza… 10 puntos menos para Ravenclaw… y nos vemos hoy en la tarde…

–¿Por qué hoy en la tarde?-preguntaba Lorcan, de entrometido.

–Para el castigo que merece, señor Lovegood. Ahora, todos a sus asientos.- Lorcan vio una pequeña sonrisa de felicidad en la cara de Daphne. Todos se fueron a sentar, y Liuva tenía sus ojos llorosos.

–Segundo día, y ya castigada…-decía, cuando ya habían tomado asiento en el fondo de la clase. Estaba llorando, con la cabeza arrecostada en sus brazos.

La señora Slinkhard era muy estricta. Ese día rebajo muchos puntos a Ravenclaw, cuando los alumnos respondían mal alguna pregunta. La clase fue muy teórica. Lo único que enseño, fue acerca de un hechizo que era muy útil.

–*Expelliarmus* es un hechizo esencial. Desarmas a tu oponente, la varita le sale volando, y tú, con todo el chance del mundo, lo atacas. Es simple como un movimiento de varita…-decía, moviendo su varita elegantemente-y pronunciar la frase. Este hechizo puede llegar a ser muy útil en tus duelos… ¡Deje de sollozar, señorita Edgecombe! ¿O quiere que la mande donde el director?-grito la profesora, ya que Liuva seguía sollozando.

–No es justo que la regañe solo a ella… PinkStone me coloreo mis calcetines a colores… Y se estaba burlando de mi, ella también tiene la culpa…-se levanto Lorcan, y empezó a replicar.

–Al parecer, Lovegood le quiere hacer compañía a su amiguita…-dijo Daphne, y toda la clase, incluyendo la maestra, se empezaron a reír.

–Tiene razón la niña… 10 puntos menos a Ravenclaw, y le harás compañía a Edgecombe, por boca floja.-dijo la maestra, y la gente seguía riéndose en silencio.-Continuamos…

La clase estuvo más aburrida después de lo sucedido. Oír a Liuva llorando, y sabiendo que tenía un castigo, le hacía sentirse horrible. La profesora seguía hablando sobre la ayuda de este hechizo, y como usarlo. Nos conto de cómo Harry Potter, la leyenda viviente, había matado a Lord Voldemort, con un Expelliarmus, y muchas otras anécdotas. Luego, gracias a la magia, aparecieron unos muñequitos de barro, con una varita, al cual había que hacerle el hechizo, para practicar este hechizo. Al momento sonaron miles de *Expelliarmus* y se hizo un caos de rayos. Muchas varitas -de sus muñequitos de barro, y hasta de las personas que conjuraban el hechizo- salían volando por toda la clase. Al cabo de 10 minutos, la clase termino, e inmediatamente tenían la reunión con su Jefa de Casa.

Salieron tranquilos de la clase, felices de dejar de ver a esa profesora. Liuva seguía llorando, con chicha, y Lorcan estaba tranquilo del castigo. Ara y Jacob no abrieron la boca, hasta que Liuva lo hizo.

–Por culpa de esa PinkStone…

–Liuva, no conocíamos ese lado tuyo… no deberías de enojarte…-decía Jacob, para tranquilizarla.

–Si Liuva, hiciste bien… además, estarás con Lorcan… no estarás sola con esa señora…-le decía Ara, abrazándola.

–Lloro no por el castigo, sino porque PinkStone se salió con la suya…-decía Liuva.-Ya, tranquilízate Liuva-al parecer, se hablaba a ella misma.-*Scourgify*-saco su varita, y un rayo cayó en su cara, y la limpio de todas las lagrimas. Su cara quedo como nueva.

Siguieron caminando, hasta el exterior de Hogwarts. Al parecer, como no había campo en el Castillo, hicieron una pequeña carpa, especial para duelos, y una pequeña clase, en las afueras, cerca del Lago. Los chicos llegaron fácilmente, ya que habían aprendido a llegar a los exteriores rápidamente. Después de la reunión con Toothill, tenían, por suerte, su primera clase de Duelos. Seguidamente, un pequeño descanso, y una clase de

Encantamientos, y después el almuerzo. Según Ara, después del almuerzo, tendrían su primer clase de Transformaciones, y terminarían el día.

Al llegar a la carpa, dentro de ella era más espaciosa. Tenía en su centro una gran tarima usada para los Duelos, que era un poco gruesa, alta, y muy alargada, ya que iba de pared a pared. En unos lados había escaleras, para subir a la tarima, y del otro lado, más escaleras. En el fondo había unas puertas, que seguramente daba a la oficina, o clase de la profesora Toothill. El lugar ya estaba un poco lleno, y compartían clase con Slytherin pero todavía no llegaban, ya que era una reunión únicamente de Ravenclaw. Los niños se acomodaron alrededor de la tarima, esperando la aparición de la profesora. Al cabo de unos minutos, el lugar estaba muy lleno de niños de 1º y 2º año de Ravenclaw, y la puerta del otro lado se abría. De ella aparecía una muchacha muy joven, con un extraño sombrero que le amarraba dos colas rectas al nivel de la cabeza, y por detrás de ella salía un velo blanco. Tenía una sonrisa radiante y ojos claros, muy bonitos. Por ambos lados de la cabeza, se le veían unas colitas de pelo rubio. La profesora Kathleen Toothill se encamino a la tarima, y se subió en ella.

–Ya estaba preparada para la clase con los más niños, pero recordé que era una reunión de casa. Yo… soy la profesora Toothill, su Jefa de Casa, y, si quieren, su amiga. La reunión del día de hoy, que el director Diggle nos pidió que lleváramos a cabo tal reunión, para saber sus preferencias con las nuevas 2 clases que se les dará de oportunidad para tenerlas. Recuerden que las opciones son…-hizo un movimiento con su varita, y una pizarra con información apareció. En ella decía “Aritmancia, Runas Antiguas, Estudios Muggles, Astronomía, Adivinación, y Cuidado de Criaturas Mágicas”. Los niños se empezaron a reír, al ver que Estudios Muggles estaba tachado. La profesora se puso roja y lo corrigió – debió de ser Peeves…-Lorcan vio a su hermano y sus dos amigos cerca de ellos. Estaban hablando y riendo, muy feliz, sin su hermano gemelo… -Les daré tiempo para que piensen, mientras voy llamando en orden de lista…-y la profesora se fue, y entro a su oficina.

–¿Qué escogeremos?-pregunto Jacob con curiosidad, queriendo saber que materias escogerían.

–Pues tendremos que escoger iguales, para estar acompañados en las clases…-decía Lorcan.

–Tienen razón… yo estaba pensando en Astronomía… pero es de noche…-decía Liuva, y los otros tres negaron con la cabeza. La profesora, de seguro por el hechizo *Sonorus* -ya que sonaba muy duro- empezó a llamar por lista.

–Adivinación… no creo que la impartan aun, ya que los profesores están en un juicio…-dijo Ara, y los otros tres negaron la cabeza.

–Runas Antiguas y Estudios Muggles…-los cuatro hicieron una expresión de desprecio.

–Solo quedarían Cuidado de Criaturas Mágicas, y…-decía Ara, pero fue interrumpida por un grito.

–NOOOOOOO…-gritaba Lorcan, ya que se dio cuenta de la única materia que faltaba.-No pienso tomar Aritmancia…

–Pero si tú mismo nos dijiste que tu primo Teddy tomo Aritmancia, y le encanto… Además, todos los que conozco les gusta Aritmancia…-decía Jacob.

–Mi tía Andrómeda me conto que era la materia favorita de la niña Hermione… la mama de Rose…-decía Ara.

–Si, pero…-decía Lorcan. Lorcan no le temía a la clase, sino al que la impartía: Dormiteus Vector.

–“Ara Black”-decía una voz proveniente de la oficina.

–Yo escogeré Cuidados de Criaturas Mágicas y Aritmancia… cuidado no las escoges Lorcan, que te quedas solo…-dijo Ara, y tomo pasó por entre las personas, hacia la oficina de la profesora. Ellos se quedaron esperando a Ara por varios minutos, y siguieron llamando, y Ara nunca salió.

–Supongo que salen por otra entrada, y no pueden volver a salir…-decía Jacob, deduciendo.

–“Jacob Crouch”

–Vas tu Jacob… recuerda lo que escogimos…-le dijo Liuva, y Jacob se fue.

–Al parecer, quedare solo acá… como siempre…-decía Lorcan, ya que la siguiente era Liuva.

–No te preocupes… fuera está tu hermano… ve y háblale. Trata de no quedar solo con PinkStone… Y recuerda lo que escogimos…

–Si, Si y… si…-respondía Lorcan, al mismo tiempo que sonaba un gran “Liuva Edgecombe” y Liuva le sonreía, y se iba.

La gente se iba poco a poco, y Lorcan estaba ahí solo. PinkStone estaba riéndose con una niña que era más alta que ella. Se fue para afuera, mientras lo llamaban, y Lysander también estaba con sus amigos, jugando una partida de Mini-Ajedrez Mágico. Lorcan no tuvo otra opción que ir con su hermano.

–¿Qué onda, Lys?-llego Lorcan, acercándose donde estaba su hermano.

–Hola Lorcan… ¿Qué haces aquí?-le pregunto su hermano, sin quitarle ojo a su juego, y viéndolo de reojo.

–No sé, quería venir a hablar con mi hermano…-decía Lorcan.-Hola Jane, y Ronald…

–Es Roger…-decía en voz baja el amigo de Lys, sin quitarle ojo al juego.

–Vamos Lys, ¿Ya olvidaste que soy tu hermano gemelo?-grito Lorcan.

–Estoy jugando… luego hablamos…

–¿Qué vas a escoger de materias adicionales?-pregunto Lorcan, haciendo que no oyó eso.

–Vamos a escoger Astronomía, y Cuidados de Criaturas Mágicas…-le respondió Jane, sonriente.

–Pues nos vemos en Cuidado de Criaturas Mágicas, Lysander…-le dijo Lorcan, y se marcho.-Y luego hablamos…-le dijo de lejos ya, pero Lysander no le puso interés.

–“Lorcan Lovegood”-se oyó la voz de la profesora desde afuera, y Lorcan se encamino a la oficina de Toothill.

La tarima era muy alta, cuando Lorcan pasó sobre ella. Tenía dibujos de cuatro señores, y unos escudos. Lorcan no le tomo mucho interés, y siguió su camino. Al bajar de la tarima, se dirigió a la puerta. La toco, y como no oyó nada, la abrió y entro. Era muy pequeña, pero se veía acogedora. Lorcan miro a su profesora, que le hizo una seña de que tomara asiento. Hizo caso, y se sentó en la pequeña banca que estaba frente al escritorio de la profesora. Aquella sala estaba llena de libros, varitas, y artefactos extraños.

–Y bien, señorito Lovegood… recibí quejas de usted… al igual que de Liuva…-decía ella, tratando de parecer seria.

–Pero yo…-trataba de replicar Lorcan.

–Ya la señorita Edgecombe me explico… muy valiente de su parte en defender a una compañera… pero cuídese de esa profesora, ya que ya los tiene de reojo a los dos… y al ser Jefa de la Casa de Slytherin, y profesora de esa materia, es más ruda de lo que se piensa. Hasta creo que me tiene a mí de reojo…-se rio, y Lorcan le sonrió.-Bueno, a lo que vinimos…

–¿Lo de la escogencia de materias opcionales?

–Exacto… dime… ¿Ya sabes cuales van a ser?

–Estem… creo que si…

–¿Cuáles? Tienes mucho donde escoger…

–Cuidado de Criaturas Mágicas…

–Buena escogencia… ¿Con tu tío, no? Perfecto… aunque debes de saber que no será más bueno contigo… ¿Y la otra?

–Cuidado de Criaturas Mágicas y…

–¿Y?

Al cabo de unos minutos, Lorcan salió. Sus tres amigos estaban comentando sobre la reunión, y lo vieron llegar. Lo fueron a recibir, y lo atacaron con preguntas.

–¿Qué escogiste?-preguntaron los tres al unísono.

–Cuidado de Criaturas Mágicas…

–¿Y la otra?-preguntaron otra vez.

–Aritmancia…-Y los tres amigos sonrieron…

Anuncios