Al día siguiente de la charla que tuvo Demetria con sus padres, Lorcan no había podido dormir tranquilo. Quizás esos chismes que tía Demetria traía de todo el mundo mágico para ellos-Demetria era la columnista del Quisquilloso de los Chismes-no le interesaba mucho, pero el hecho de recordar que en dos meses iría a la escuela de Hogwarts, le hizo que se le revolvieran las tripas. En la noche anterior, Lorcan oyó cuando Lysander volvió a casa, después de haber dejado al abuelo en su pequeño hogar. Lysander al parecer venia furioso, porque el abuelo se había puesto a dormir en media ciudad, y no se podía despertar.–…lo abofeteaba, lo pateaba, lo…-decía Lysander, a las 12 de la madrugada.

–¿Que le hiciste que?-decía Rolf, al oír lo que su hijo le hizo a su bisabuelo-Debes de entender de una vez por todas la enfermedad que tu abuelo sufre. El Alzheimer no es fácil de controlar, y mucho menos para un anciano como el.

–¿Y porque no le quitan esa enfermedad…?

–Porque es una enfermedad genética, hijo, a tu abuelo se le olvida todo. De vez en cuando recuerda, pero muy poco.

–¿Y porque no solo lo dejas ahí…?

–Mira, mi padre murió hace ya unos años, cuando era casi un niño, así que mi abuelo me acogió en su hogar, con la abuela Porpentina, y ahí me criaron. Es hora de devolverle un favor al abuelo…

–De acuerdo, papa, pero la próxima vez que se duerma, lo dejare tirado ahí, y no le diré nada…

–Lys, ve a dormir, mañana se levantaran bien temprano para ir con tía Demetria a San Mungo… el abuelo necesita una visita, y algunas medicinas. Dile a Lor que cuando lleguen de San Mungo, ordene el sótano. Esta lleno de nargles, y se que a ti te dan miedo.-le decía Luna a su hijo. Nosotros estaremos cerca de acá, en el Bosque de las Ciénegas.

–Si, mama, le diré, y ye me voy a dormir… Que les vaya bien…

Lorcan se levanto, como es común, después-mucho después- de su hermano Lysander. Al bajar las escaleras, Lysander estaba comiendo cereal, y viendo la televisión, mientras que Demetria regaba las plantas, e iba a visitar a su abuelo. Al bajar Lorcan, se sentó a ver televisión junto a su hermano.

–Ve a bañarte…-le dijo Lysander a su hermano.

–¿Para que?-respondió de mala manera Lorcan.

–Iremos a ver al abuelo a San Mungo… también tienes que desayunar, y al llegar a casa, limpiar el sótano… yo ya limpie el ático, donde no había nargles.

–¿Y mama y papa?-pregunto Lorcan, al no haber señal de ellos, y al no ver la sudadera de su madre, que siempre estaba en un gancho cerca de la puerta.

–Andan en su expedición para capturar un Sorckack de Cuerno Arrugado, para conocer las…

–Propiedades mágicas curativas del material de su cuerno… mama me lo explico miles de veces… ¿Pero porque insisten en buscar unos, al conocer lo que le hizo este animal a….?

–Lorcan Scamander, ve a bañarte…-dijo una voz que se oía desde el patio. Al momento, Demetria Scamander entro por la puerta trasera, llena de espinas y hojas.-…yo pensaba que ya estabas listo para ir a ver a Xenophilius… ve, y báñate rápido….

Lorcan la volvió a ver, e hizo caso rápidamente. Subió las escaleras, entro a su cuarto a sacar un poco de ropa, y se dirigió al baño. Tardo al menos 5 minutos en bañarse, y 5 minutos en cambiarse, y cuando salio, Lysander y tía Demetria estaban listos y en la puerta. Salieron y tardaron unos minutos en llegar a la ciudad. Ahí, como era una ciudad muggle, no les costo encontrar un taxi que los llevara a Londres rápidamente. Al encontrar un taxi, los gemelos y la tía Demetria entraron, y se acomodaron.

–Por favor, ¿nos podría llevar a Londres, cerca de una estación de trenes…? El edificio se llama Purge y Dowse S.A.

–¿Purge y Dowse S.A.?-dijo el conductor extrañado-Pero ese edificio esta abandonado y…

–Señor, me urge, ¿podría apurarse?-le dijo Demetria, en tono amable pero fuerte.

El señor asintió, y arranco el carro. Duraron unos cuantos minutos, cuando pisaron suelo londinense. Había miles de edificios que Lysander ni Lorcan habían visto, así que ellos los miraban con la boca abierta. El abuelo Xenophilius estaba en San Mungo desde hacia varios años, y ellos casi nunca lo visitaban, y si lo visitaban, iban de noche, y en escobas, o polvos flu.

Al llegar a un edificio vació, el señor detuvo el carro, y le pidió a Demetria el dinero. Al pagar, los gemelos salieron del carro, y Demetria los siguió. Era un edificio alto, y estaba abandonado. En la puerta decía “Cerrado por Reformas”. Lorcan veía el edificio, que nunca lo había visto a la luz del sol, y se quedaba extrañado. En la entrada había un escaparate con unas maniquís.

–¿Esto es San Mungo de Enfermedades y Heridas mágicas? Esta abandonado…-decía Lorcan en tono suspicaz.

–Espera…-dijo tía Demetria, y se acerco al escaparte, y extrañamente, le hablo a la maniquí-Vinimos a visitar a alguien… Xenophilius Lovegood…

Inmediatamente, el escaparate y el vidrio se abrió, y Demetria empezó a caminar hacia el. Los gemelos se quedaron con la boca abierta, y la tía Demetria les hizo señas para que entraran.

El interior era algo que Lorcan nunca había visto. Era un lobby con miles de personas haciendo fila, con medicinas, o enfermos. A cada segundo veían a alguien con una mordedura de kneazle, o una persona con sarampión mágico. Una hermosa y esbelta mujer de cabellos rubios, y labios rojos carnosos se le acerco a tía Demetria.

–Demetria, hace años que no venias… ¿Como esta Newton Scamander?-le pregunto la mujer.

–Muy bien, Delphina, lo deje con un poco de comida, y advertido de que no saliera de la casa… es muy necio… Vine con mis sobrinos, Lorcan y Lysander, a que vean a su abuelo….

–Un momento-dijo Delphina, e hizo unas señas a un señor alto y moreno. Este se acerco, y Delphina le empezó a hablar.-Lleva a estos niños y a su tía a la Primera Planta, el de las Criaturas mágicas…

–De acuerdo, Delphi, los llevare…-dijo el señor alto y moreno. Había notado que en el traje de ambos sanadores venia un logo, donde había una varita, y un hueso entrecruzado.

El señor les dijo que lo siguieran, y subieron juntos unos escalones. Al llegar al segundo piso, el señor les dijo que a la derecha, dos entradas, en donde decía, ataques por criaturas altamente peligrosas. Ellos hicieron caso, y al llegar, en la entrada decía Ataques por Sorckacks de Cuernos Arrugados. Entraron, y su abuelo estaba en la primera camilla, acostado, y con los ojos abiertos.

–Abuelo…-dijo Lorcan, en tono silencioso para no asustarlo.

–Lorcan-grito el abuelo, que volvió en si, y vio a su nieto.-Lysander, hijos míos, vengan y denle un abrazo a su abuelo.-Ambos niños fueron y abrazaron a su abuelo. Xenophilius estaba igual que siempre, solo que con su cara machacada, y un montón de vendas por todo el cuerpo.

–Y mira, abuelo…-le dijo Lorcan, enseñándole su collar.

–Mira, es el collar de corchos que le regale a Luna cuando era una niña… Recuerda, ese collar es muy importante, pues es un corcho de las ultimas botellas que Rowena bebió… es muy preciado…

–Si, abuelo…

–Miren, nietos de mi alma, llegaron en mal momento… el momento de la siesta…-y diciendo esto, una enfermera entro, y le puso una inyección a Xeno.

–Será mejor que se vayan… esta inyección lo dormirá en pocos minutos…-decía la enfermera con amabilidad, y se retiro. Cuando se volvieron a despedirse del abuelo, ya estaba echando baba, y roncando, así que le dieron un beso, y se marcharon.

Al llegar otra vez a lobby donde estaban Delphina y el muchacho alto, vieron muchísima gente. Demetria se adelanto, y dejo perdidos a sus dos sobrinos. Lorcan dejo de ver a Lysander, y lo empezó a buscar, pero un señor corpulento se le tiro casi encima. Al salir de ese aprieto, se encontró de frente con un chico, que lo empujo.

–Quítate, niño…-le dijo, lo empujo, y siguió su camino. Parecía muy rudo, tenía ojos intimidantes, y su pelo era negro. Lorcan no tuvo tiempo de reaccionar, pues cayo encima de su hermano (al fin lo encontró) y este lo jalo, y lo llevo a la salida.

–Lorcan, me pegaste un susto… no te encontraba y…-decía su tía, que ya estaba pálida.-No vuelvas a hacer eso…

Lorcan se quedo callado, y se fue a su casa contento de haber visto a su abuelo, pero furioso de no poder haberle devuelto el empujón a aquel niño de pelo negro. La tía pidió un taxi, y volvieron a su casa tranquilamente…

[Quizas en estos momentos este en mis vacaciones en USA, asi que les deje este capitulo, y otro para la proxima semana, asi que no los dejare solos y sin capitulos. Al llegar de mi viaje, volvera todo normal, con el orden de Capitulos los Lunes y Viernes 😉 Hasta la proxima. NOTA: No editare el post de Capitulos, hasta que vuelva]

Anuncios